Proteínas del Queso

Alimentos con proteínas

Alimentos para una dieta rica en proteínas

Las proteínas del queso son de alta calidad. Contienen todos los aminoácidos esenciales, haciendo de ella una fuente de proteínas completa. El queso es el alimento lácteo principal como fuente diaria de proteínas en nuestra dieta.

Según el tipo de queso, contiene diferentes cantidades de nutrientes y proteínas. Una porción de queso generalmente lleva entre 2 y 30 g de proteínas.

Queso

Las proteínas que hay en el queso proporcionan todos los aminoácidos que el cuerpo necesita para construir los músculos. En muchas dietas, por ejemplo, se consumen más proteínas de las que el cuerpo necesita para la reparación de los tejidos y el crecimiento muscular. Un extra de proteínas no aumenta más rápidamente nuestra masa muscular. Es la estimulación con ejercicios regulares lo que provoca la formación de nuevo tejido muscular. Si se comen más proteínas de las que el cuerpo puede utilizar, el exceso puede convertirse en grasa corporal.

Calidad de la proteína del queso

El cuerpo necesita 20 aminoácidos para construir las proteínas que forman el tejido muscular humano. Los procesos internos fabrican 12 de estos aminoácidos que son bloques de construcción, pero los otros ocho provienen sólo de las proteínas que hay en los alimentos que comemos. Las proteínas completas que hay en alimentos como el queso, la carne y el pescado contienen los ocho aminoácidos esenciales. Si comes queso, ganas todos los aminoácidos necesarios para la construcción de nuevos músculos. Limitarse sólo a tomar las proteínas del queso limitaría el acceso a otros muchos nutrientes, incluyendo vitaminas y minerales esenciales. Hay que comer una amplia variedad de alimentos vegetales y animales para satisfacer las necesidades nutricionales.

Cuidado con las grasas del queso

La desventaja del queso es que puede contener grandes cantidades de grasas saturadas. Tan sólo unos 28 gramos de queso pueden llevar 6 g del tipo de grasa que obstruye las arterias, que es la mitad del límite diario recomendado para una persona normal. Esto no significa que tengas que evitar el consumo de queso, pero debes elegir las variedades bajas en grasa, como de leche descremada o quesos bajos en grasa y disfrutar a veces de pequeñas cantidades de los quesos curados.

El queso cuando se come fuera

En los restaurantes, el queso como parte de un aperitivo o con otros alimentos añade proteínas, calcio, fósforo y es gustoso pero también puede añadir una cantidad excesiva de calorías y gramos de grasa. Aunque la mayoría de los restaurantes utilizan el queso graso, no te limites exclusivamente al queso como fuente de proteínas cuando comas fuera. Elige fuentes saludables de proteínas como el pescado, las judías o el pollo magro, disfrutando el queso en pequeñas cantidades. Solicita menos queso o el queso a parte, de modo que puedas controlar el tamaño de las porciones.

Quesos bajos en grasa

Comprar queso para tu hogar y para tu familia te aporta muchos beneficios. Puedes controlar el tipo de quesos y los tamaños de las porciones, con la ventaja añadida de saber exactamente lo que se está consumiendo. Cuando se trata de quesos añejos, como el Parmesano y el Romano, una cantidad muy pequeña añade mucho sabor a cualquier plato (lo que es suficiente, ya que estos quesos también tienden a ser altos en grasa). Por otra parte, las porciones pequeñas no proporcionan tantas proteínas, así que asegúrese de complementarlas con otras fuentes de proteínas como el pescado o las legumbres. El requesón, el queso fresco y las variedades de leche descremada o los quesos bajos en grasa se ​​pueden disfrutar en porciones más grandes, así que es recomendable tomarlos con regularidad.

Bocadillos de queso

Nuestro estilo de vida diario, moderno y ocupado, a menudo nos hace comer muy rápido, consumiendo alimentos preparados (que a menudo son poco saludables) o, lo peor de todo, saltarse las comidas totalmente. Si cualquiera de estas situaciones te ocurren a ti, considera el queso como una parte de las proteínas que puedes poner en tus bocadillos.

Comiendo alimentos saludables que incluyan proteínas, puedes mantener la energía y el azúcar en la sangre y prevenir el exceso de hambre, la irritabilidad o comer en exceso. Los bocadillos a base de queso son muy saludables y pueden incluir queso con rodajas de verduras, requesón bajo en grasa y con frutas, crema de queso con galletas integrales o pan de trigo integral relleno de verduras y queso bajo en grasa.

El queso también pueden desempeñar un papel importante en la nutrición de los niños, así que ¡diviértete creando aperitivos con quesos bajos en grasa y alimentos para chuparse los dedos para toda la familia!

Artículos relacionados con Proteínas del Queso