Proteínas de la Soja

Alimentos con proteínas

Alimentos para una dieta rica en proteínas

La soja, un alimento altamente nutritivo, proviene de una planta subtropical, originaria del sur y del sudeste del continente asiático.

La soja proporciona más proteínas y aceite comestible que cualquier otro alimento leguminoso. La calidad de las proteínas de la soja se aproxima a la calidad de las proteínas de origen animal, como la carne, el pollo, el pescado y los huevos.

Soja

Además, los compuestos no nutritivos de las proteínas de la soja, como las isoflavonas, se cree que tienen muchos efectos beneficiosos para la salud. Por otra parte, las proteínas de la soja pueden producir algunos efectos secundarios y pueden ser perjudiciales con ciertos problemas de salud. Asegúrate y habla con tu médico antes de decidirte a agregar grandes cantidades de proteína de soja en tu dieta.

La soja y el cáncer de mama

En los últimos tiempos, las isoflavonas de la soja, que son estrógenos derivados las de plantas, han recibido mucha atención como un método para prevenir el cáncer de mama. Son básicamente las formas débiles del estrógeno, una hormona esteroide que se haya en el cuerpo humano y por lo tanto compiten contra los estrógenos cuando los niveles de estrógeno son altos. Se piensa que los niveles elevados de estrógenos en las mujeres pueden crear un mayor riesgo de cáncer de mama, por lo tanto, la proteína de la soja y las isoflavonas de la soja pueden ser una importante herramienta en la prevención y el tratamiento del cáncer de mama provocado por los receptor de estrógeno.

Enfermedades del corazón

El consumo regular de alimentos ricos en proteínas que provienen de la soja reduce el riesgo de sufrir enfermedades del corazón. Las proteínas de la soja no contienen colesterol ni grasas saturadas como los triglicéridos, lo que hace que sean especialmente buenas para la salud del corazón. Las enfermedades cardíacas se caracterizan por la acumulación excesiva del colesterol LDL o colesterol malo en las paredes de las arterias coronarias. Con el tiempo, estas acumulaciones de colesterol, que son como placas en las arterias coronarias, pueden bloquear el flujo normal de sangre al corazón aumentando el riesgo de ataque al corazón.

Trastorno de la tiroides

La proteína de soja se considera que es bociógena, lo que significa que interfiere en la función tiroidea. Se ha descubierto que un alto consumo de isoflavonas de soja reduce la actividad enzimática de la peroxidasa tiroidea, el elemento clave en la producción de las hormonas que genera la glándula tiroidea, según informan Ori Hofmekler y Osborn Rick en su libro La dieta anti-estrogénica. Debido a que las hormonas tiroideas producen energía, si la actividad de la tiroides disminuye, esto puede dar lugar a la ralentización de muchas otras funciones corporales. La hipoactividad de la glándula tiroides también puede estar relacionada con diversos trastornos en la tiroides, específicamente el bocio, que consiste en un agrandamiento de la tiroides.

Gota

Las proteínas de soja contienen algunas cantidades de una sustancia química natural llamada purina que hace que aumenten los ácidos nucleicos en el cuerpo. Las purinas también forman un compuesto orgánico de carbono llamado ácido úrico, que no tiene ninguna función en el cuerpo. Si tu cuerpo no puede expulsar el exceso de ácido úrico por la orina, los depósitos del ácido se unen en los espacios comunes y liberan sustancias químicas que causan una inflamación dolorosa y una protuberancia. A esto se le llama enfermedad gotosa o gota.

La soja es un alimento rico en purinas, por lo puede empeorar la gota. Por eso las personas con esta enfermedad no deben consumir proteínas de soja en grandes cantidades.

Artículos relacionados con Proteínas de la Soja